Las consecuencias de la pérdida auditiva sin tratar

Las consecuencias de la pérdida auditiva sin tratar

Ya que la audición es un proceso mental, la pérdida auditiva no tratada o tratada de forma inadecuada puede provocar consecuencias negativas para tu cerebro. Para que tu cerebro funcione como es debido, necesita la perspectiva sonora completa.

Si el acceso al sonido por parte del cerebro está limitado, por un tratamiento inadecuado
de la pérdida auditiva, puede provocar por ejemplo serios problemas en la vida:

Aislamiento social y depresión

Las personas con pérdida auditiva sin tratar pueden llegar a un punto en el que eviten las reuniones sociales porque no pueden hacer frente a los entornos sonoros complejos. Esto aumenta el riesgo de soledad, aislamiento social y depresión.

Equilibrio deficiente y lesiones relacionadas con caídas

La pérdida auditiva puede afectar al equilibrio de las personas, lo que multiplica por tres el riesgo de lesiones relacionadas con caídas.

Deterioro cognitivo acelerado

La mayor carga mental, la falta de estímulos y la funcionalidad cerebral reorganizada están vinculadas al deterioro cognitivo acelerado, que afecta a la capacidad para recordar, aprender, concentrarse y tomar decisiones.

Demencia y Alzheimer

El riesgo de demencia se multiplica por cinco para la pérdida auditiva de severa a profunda, por tres para la pérdida auditiva moderada y por dos para la pérdida auditiva leve.